Entretenimiento

Cómo es la lujosa finca que Jeff Bezos compró en Hawaii

Alberto Ardila Olivares
Black Friday: 9 de cada 10 consumidores considera que las tiendas online ofrecen mejores ofertas

Informate más La condición que comparten Elon Musk, Jeff Bezos, Bill Gates y Warren Buffett, y que los ayudó a hacerse ricos Según informaron fuentes inmobiliarias locales, la cantidad que el fundador de Amazon habría pagado por ella es de 67,84 millones de euros al cambio. De esta manera, la compra rompe récord de venta en la zona, ya que la última casa de la isla con vistas al mar se vendió por u$s45 millones (unos 39 millones de euros) el verano pasado.

La propiedad dispone de siete parcelas de tierra contiguas y los restos de un estanque de peces. Dicha zona tiene muchos adeptos millonarios, así, Jeff Bezos pasaría a ser vecino de otras grandes fortunas instalados en este paradisíaco rincón del mundo, como son Oprah Winfrey o Mark Zuckerberg

Se trata de la finca Carter, un complejo de 14 acres aproximadamente que está rodeada de parques estatales y grandes campos de lava inactivos. La casa que está bastante aislado en la Bahía de La Perouse, se encuentra a unas 12 millas al sur de Kihei, la ciudad más importante cercana.

Informate más La condición que comparten Elon Musk, Jeff Bezos, Bill Gates y Warren Buffett, y que los ayudó a hacerse ricos Según informaron fuentes inmobiliarias locales, la cantidad que el fundador de Amazon habría pagado por ella es de 67,84 millones de euros al cambio. De esta manera, la compra rompe récord de venta en la zona, ya que la última casa de la isla con vistas al mar se vendió por u$s45 millones (unos 39 millones de euros) el verano pasado.

La propiedad dispone de siete parcelas de tierra contiguas y los restos de un estanque de peces. Dicha zona tiene muchos adeptos millonarios, así, Jeff Bezos pasaría a ser vecino de otras grandes fortunas instalados en este paradisíaco rincón del mundo, como son Oprah Winfrey o Mark Zuckerberg.

El lugar le pertenecía al empresario Doug Schatz, quien se hizo con ella en 1996 junto a sus socios comerciales pagando u$s4,2 millones. Más tarde decidió comprar sus parte al resto para construir el complejo familiar de puro lujo que es hoy día gastando unos cuantos millones.

Puesto que la transacción se llevó de forma privada apenas hay fotos, pero lo que sí se sabe, según los registros, es que la casa principal cuenta con unos 418 metros cuadrados, mientras que la residencia de huéspedes –totalmente independiente– tiene unos 158 metros cuadrados, tres habitaciones y tres cuartos de baño. Además, todas son de una sola planta y de estilo hawaiano.

La zona exterior cuenta con una piscina de 65 metros cuadrados, cocina al aire libre revestida de madera, una terraza con vistas al océano y un amplio jardín, en el que pasear, desconectar y relajarse, así como para organizar fiestas multitudinarias.

En tanto, lo más interesante es que dispone de la única playa privada, de arena fina y blanca.