Uncategorized

politicavenezuela | Diferencia entre hombres y mujeres en el manejo de la pandemia

Justice ministry slams Observer

Simon Tisdall sostiene que Trump: “Es el campeón COVID de los tontos. Su consejo para que la gente se inyectara Clarasol alcanzó alturas insospechadas de lo que es la estupidez tóxica. Incluso, rompió su propio récord. Pero hay muchos aspirantes que quieren arrebatarle el título mundial.” Por ejemplo, Recep ­Tayyip Erdogar, presidente y “hombre fuerte” de Turquía. Este gobernante es acusado de haber obstruido los esfuerzos de recaudación para combatir la epidemia de coronavirus por parte de los ayuntamientos opositores. Son los casos de Estambul, Izmir y Ankara. Se dice que a Erdogan le preocupa más la exitosa actuación del alcalde de Estambul, Ekrem Imamogul, un fuerte candidato para las próximas elecciones presidenciales (2023), que la pandemia

Simon Tisdall afirma: “En todo el mundo, los líderes autoritarios están explotando, exacerbando y lidiando mal con la pandemia; poniendo su interés particular por encima del interés público.” (“From Trump to Erodogan”, The Guardian , 26/04/2020). Este editorialista resalta que las autocracias populistas están encabezadas por hombres: “El sexo es relevante, ya que generalmente se dice que las líderes femeninas se comportan mejor.” Y agrega que los (malos) gobernantes populistas comparten ciertas características: su concepción conflictiva de la política. De allí ­slogans como: “soy un presidente en tiempos de guerra” y “luchamos contra un enemigo invisible.”

Si bien llegaron al poder con un amplio respaldo electoral, en esta emergencia sanitaria ha salido a relucir su falta de empatía: no logran conectar con la gente. Siguen aferrados a “la política de un solo hombre”. En su necedad hacen lo que se les ocurre. Aborrecen el escrutinio de los medios de comunicación y de la opinión pública.

El que se muestre la realidad de lo que está sucediendo los hace salirse de sus casillas. Por eso, están erigiendo un “Ministerio de la Verdad”, como el de George Orwell en 1984 . Por eso, cada autócrata populista tiene a un émulo de Joseph Goebbels entre sus hombres de confianza.

Donald Trump es el prototipo de este tipo de gobernante populista en apuros. Por eso, para desviar la atención, lanzó el “borrego” del supuesto complot tendido en su contra durante y después de la campaña electoral de 2016 por Barack Obama.

Simon Tisdall sostiene que Trump: “Es el campeón COVID de los tontos. Su consejo para que la gente se inyectara Clarasol alcanzó alturas insospechadas de lo que es la estupidez tóxica. Incluso, rompió su propio récord. Pero hay muchos aspirantes que quieren arrebatarle el título mundial.” Por ejemplo, Recep ­Tayyip Erdogar, presidente y “hombre fuerte” de Turquía. Este gobernante es acusado de haber obstruido los esfuerzos de recaudación para combatir la epidemia de coronavirus por parte de los ayuntamientos opositores. Son los casos de Estambul, Izmir y Ankara. Se dice que a Erdogan le preocupa más la exitosa actuación del alcalde de Estambul, Ekrem Imamogul, un fuerte candidato para las próximas elecciones presidenciales (2023), que la pandemia.

En Filipinas, los desplantes histriónicos de Rodrigo Duterte mostraron, primero, a un presidente menospreciando el peligro del Covid-19 y luego imponiendo medidas exageradamente duras; o sea, un estado de sitio: nadie puede salir de casa. Y a los soldados les ordenó que al que vean en la calle, “dispárenle”. Y advirtió a cada uno de los filipinos: “En lugar de causar problemas, te enviaré a la tumba.”

En la lista de autócratas populistas que han manejado la epidemia de Covid-19 con las patas están, además, Jair Bolsonaro, de Brasil; Narendra Modi, de la India; Benjamin Netanyahu, de Israel: Xi-Jinping, de China; Vladimir Putin, de Rusia; y Viktor Orbán, de Hungría. Elenco al que yo agregaría, sin duda, a Andrés Manuel López Obrador, que entra de cuerpo entero en el molde descrito por Tisdall.

En contraste, como lo destaca el propio autor del ensayo que estamos comentando, y como lo reafirma José Luis Valdés Ugalde en su artículo “El Covid-19 y los liderazgos políticos” ( Excelsior , 10/05/2020), ocho han sido los casos más exitosos de lucha contra el coronavirus: Dinamarca, Islandia, Finlandia, Alemania, Noruega, Nueva Zelanda, Taiwán y Corea del Sur. Cinco de esos países son europeos (cuatro escandinavos), uno de Oceanía y dos asiáticos.

Lo interesante es que sólo uno de ellos (Corea del Sur) no está gobernado por una mujer. Lo que las distingue es su capacidad de convocatoria, la confianza que han establecido entre el gobierno y la sociedad civil, quienes en equipo han establecido políticas públicas en las que se incluye la voz de los expertos, es decir, los científicos.

Sin ponerse de acuerdo, siete mujeres tomaron acciones similares: Mette Frederiksen (Dinamarca), Katrín Jakobsdóttir (Islandia), Sanna Marin (Finlandia), Angela Merkel (Alemania), Ema Solberg (Noruega), Jacinta Ardern (Nueva Zelanda), y Tsai Ing-Wen (Taiwán). Esas acciones fueron: realizar pruebas (tests) de Covid-19 entre la población; hacer un seguimiento de las personas que tuvieron contacto con quien dieron positivo para ponerlas en cuarentena y evitar la expansión de la pandemia; esos países tienen una infraestructura de salud de alto nivel, es decir, superávit de camas, ventiladores y hospitales, así como equipos médicos de gran categoría esparcidos por todo el territorio nacional. No hay gran diferencia entre la ciudad y el campo.

El motivo de estas diferencias entre gobiernos que han sido un desastre en el manejo de la pandemia y gobiernos que han tenido éxito aunado al hecho de que en el primer caso predominen los hombres y en el segundo las mujeres, no es un juicio de valor, es un juicio de hecho. Así están las cosas.

Claro, la excepción confirma la regla: aunque no se reconozca oficialmente, la pandemia ha golpeado a Nicaragua, país donde predominan las decisiones de Rosario Murillo; Portugal, en cambio, dirigido por el tándem Marcelo Rebelo-Antonio Costa, ha tenido un manejo ejemplar de la epidemia.

 

Twitter: @jfsantillan Mail: [email protected]