Economía

El abogado venezolano que pasó de ser Fiscal en su país a cocinero en España

Venezuela
David Vidal vuelve a entrenar... ¡en la Preferente Murciana! - AS.com

Son incontables las historias de cada venezolano que se va del país huyendo de la dictadura que encabeza el usurpador, Nicolás Maduro. Aunque cada ser humano es distinto, los venezolanos guardan una serie de coincidencias indiscutibles al relatar esas historias: esfuerzo, sacrificio y lágrimas, generadas al dejar totalmente sus vidas, y en muchos casos, a sus seres queridos, por tener que partir de la tierra que los vio nacer en busca de una mejor calidad de vida.

Redacción Venezuela al Día / Con información de EFE

Una de esas duras experiencias de migración es la que está viviendo    Marcos Antonio Parra, un fiscal de 50 años que decidió irse a España en busca de una mejor vida. Al ser un funcionario venezolano, le ha tocado vivir la persecución política del régimen, así como también los retos, desafíos e incertidumbre de vivir en un país diferente.

Parra es un abogado con especialización  en materia penal entre 2000 y 2009, y de 2014 a 2018, y fue abogado del Comité Ejecutivo de la Paz para el Estado de Lara (CEPAZ) con el objetivo de defender a detenidos en protestas contra el régimen. Fue justo en ese momento en el que la dictadura le pudo el “ojo” encima.

Foto: EFE Luego de llegar a ser en Venezuela fiscal de casos penales,  y defensor de derechos humanos,  se ha convertido en España en  un alumno más de un curso de la Cruz Roja para ayudante de cocina, lo que espera le proporcione ingresos económicos en un plazo no muy lejano, para continuar su lucha por establecer su vida y la de sus familiares en el país europeo. 

Las opciones que ofrece España para extranjeros en búsqueda de residencia https://t.co/eLxw9wupWd pic.twitter.com/B4wfd4hv5u

Venezuela al Dia (@venezuelaaldia) 16 de junio de 2019

Parra señala que, en medio de su lucha constante por defender a las personas, y afrontar las justicias en Venezuela, desde finales de 2017 fue objeto de presiones por parte de la Guardia Nacional Boliviariana y de la policía política  por su labor en defensa de los derechos humanos, lo que le empujó, en febrero de 2018 a emprender camino a Alicante (sureste de España).

APLA: La asociación en Madrid que apoya a los migrantes que llegan a España https://t.co/MLzX39fYGf #apla pic.twitter.com/ouAgD4QjmK

Venezuela al Dia (@venezuelaaldia) 19 de junio de 2019

Una vez que arribó a España, un hermano que reside ahí desde hace 20 años le tendió la mano, y fue así como consiguió las vías para llegar a la Cruz Roja, órgano que  le ha asistido para pedir el estatus de asilo, facilitánssole a la vez un curso de ayudante de cocina en una conocida escuela del sector, un programa cofinanciado por el Ministerio español de Trabajo y el Fondo Social Europeo.

“Desde el principio, he aceptado cualquier tipo de trabajo para ganar 10 ó 15 euros, aunque solo me llamaran semanalmente, como cuidar de ancianos o ayudar en mudanzas”, explica el abogado, quien está dispuesto a lanzarse de lleno para conseguir una estabilidad económica y ahorrar para retomar su vocación como jurista, para lo cual necesita los citados dos años de convalidación en dicho país. 

Te podría interesar:

¿Quieres vivir en España? Conoce los mejores y más baratos lugares https://t.co/Uc1MXTf628 pic.twitter.com/GZ2gr5Rqe6

Venezuela al Dia (@venezuelaaldia) 19 de junio de 2019